buscar






Tiempo estimado de lectura 4:24 min. rellotge



La desertización: Causas e implicaciones

Contra lo que a priori podría pensarse, no solo se considera desertificación al aumento de la extensión de los desiertos que existen en la Tierra.

Por contra, también se considera como desertización al proceso regular y continuado por el que las tierras fértiles se degradan en tierras áridas y en lo que se llaman tierras semiáridas y subhúmedas secas. Así lo considera la Secretaría de la Convención de las Naciones Unidas de lucha contra la desertización, quien se encarga de poner los medios para estudiar y ofrecer soluciones a este problema medioambiental.

Causas e implicaciones
El proceso de desertización es un proceso lento y gradual que, de algún modo, va minando la productividad del suelo, haciendo más delgada la cubierta vegetativa de aquél. Dos son las causas que conducen a la desertización de áreas fértiles, de un lado, la actividad de los seres humanos y, de otro, los continuos cambios y variaciones de las condiciones climáticas.

En el pasado, este proceso no era de gran importancia, ya que las tierras, tras prolongados periodos de sequía, se recuperaban con facilidad. En la actualidad, los suelos pierden su productividad –biológica y económica– con mucha rapidez. La razón se encuentra en que la capa superior del suelo, al recibir un trato inadecuado, al ser trasladada por el viento y las lluvias en cortos periodos estacionales, tarda cientos de años en constituirse. Los cultivos y el pastoreo inmoderado, malas técnicas de regadío o regadío insuficiente y la deforestación son las principales causas de la degradación de los suelos. Algo que está sucediendo en todos los continentes.

Otra causa que opera en sentido negativo se encuentra en los desastres naturales, como largos periodos de sequía, crecidas de ríos o ciclos de lluvia demasiado prolongados, que son inevitables y, aunque en algunos casos predecibles, poco se puede hacer ante ellos, al menos de forma efectiva. Inevitables son, por desgracia, otros hechos que contribuyen de forma indirecta a que el suelo se vea afectado a cambios. Se señala a las guerras o situaciones que movilizan gran cantidad de población. Un estudio relacionado con la incidencia de las guerras que se desarrollan en el mundo, apuntaba que en el año 1.994, el 50 por ciento de los conflictos armados “había factores causales medioambientales característicos de tierras secas”.

El desconocimiento del medio ambiente ha causado daños graves al suelo en multitud de ocasiones, como el uso incorrecto de arados, ejemplificado en lo que se conoce como el “desierto de polvo”, “dust bowl”, que en los años treinta del siglo XX aconteció en Estados Unidos, cuando los agricultores de estados centrales utilizaron arados utilizados en latitudes de Europa occidental, de características distintas. Ese tipo de errores parece muy común, tanto en países en vías de desarrollo y como los desarrollados, algo que conduce a la degradación del suelo.

Para Naciones Unidas, la desertización es tanto una causa como un efecto de la pobreza. De una parte, porque en muchos lugares del mundo, la pobreza, obliga a sobre explotar las tierras para la obtención de alimento y por extensión su fuente de vida, teniendo en cuenta que la tierra –la agricultura– es el único medio de vida en muchos lugares del planeta. Ese sobre aprovechamiento encarece las cualidades de los terrenos, al verse sometidos a ciclos acelerados de explotación.

La población se ve avocada a emplear los espacios de cultivo a corto plazo, apremiados por la subsistencia. De otro lado, la falta de alternativas en la fuentes de energía para el abastecimiento de las zonas más deprimidas, también conduce a la desertización. Se estimaba que en Zambia, a finales del siglo pasado, un 70% de la fuentes de energía provenían de la leña, lo que condujo a la masiva deforestación de muchos bosques. Según fuentes del Agricultural Statistical Bulletin, Policy and Planning Division, se confirmaba que en el albor del siglo se habían deforestado más de un millón de hectáreas solo en Zambia, y solo contando el periodo comprendido entre los años 1989 y 1990.

Por lo tanto, la pobreza como causa y efecto debe ser afrontada para evitar que, como proceso, siga afectando al medio ambiente, y no ya solo en los países que se ven afectados por problemas económicos, ya que el medio ambiente no conoce fronteras. Incluso los países cuyas economías no dependen de la agricultura y son considerados ricos tienen este problema. Así, Estados Unidos, tiene afectados alrededor del 30 por ciento de sus tierras por la degradación. En España, se calcula una cifra muy similar, aunque como riesgo de alcanzar la desertización. La suma de todas las tierras en peligro, en el mundo, alcanzaban también el 30 por ciento, según datos de la Organización de Naciones Unidas. Como era de esperar, los resultados relativos al continente africano son los más negativos.

De tal manera que dos terceras partes del mismo en la actualidad ya son tierras secas o llevan camino de convertirse en terrenos desérticos. El problema se agrava cuando se repara en que la población de dichas tierras, depende de forma directa de las cosechas, ya sea para alimentarse o proporcionar los medios necesarios para conseguir energía, como se apuntaba anteriormente.

Datos numéricos
La desertización, además de al medio ambiente, afecta a las personas. Se calcula que unos 250 millones de personas lo padecen de forma directa y unos 135 millones deberán desplazarse de su lugar de residencia al no encontrar medios con los que subsistir. Cada año, cerca de un millón de mexicanos cruzan la frontera hacia Estados Unidos, dejando atrás sus campos secos. En África occidental lleva décadas produciéndose una masiva migración hacia lugares costeros. Ya en 1997 se multiplicó la población, calculándose que en el próximo año 2020 se alcancen los 271 millones de personas. Se estima que entre los años 1.997 y 2.020, un total de 60 millones de africanos subsaharianos están abandonando, y abandonarán, sus tierras desertificadas rumbo al norte.

Está, por otro lado, confirmándose que año tras año opera una clara correlación entre migración y pobreza. Una cuestión que tiene como punto común y de base el desgaste medioambiental, algo que corroboraba un estudio del Instituto Natural Heritage.










Patrocinador



Otros Reportajes:


Los más comentados:




Publicidad




Patrocinador




Publicidad



En colaboración:
Fox   National Geographic Channel   Feelnoise   Foxlife   Guinness World Records   Phaidon   Blume   Editorial Planeta

| PortalMundos.com Internacional |
fltx Europa: España fltx América del Norte: México, US en español fltx América Central: Costa Rica, Cuba, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Puerto Rico, República Dominicana fltx América del Sur: Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay, Venezuela

PortalMundos Factory, S.L. | 2000 - 2014 | Hosting Profesional por :: isyourhost.com ::